Periodoncia: La falta de higiene bucal es directamente responsable de las enfermedades periodontales, que son todas aquellas que se producen por la acumulación de placa bacteriana en el cuello de los dientes, la línea de las encías (gingivitis) y por debajo de esta última (periodontitis).

En general todas las personas deberían ir a la consulta del odontólogo para que se les realice una limpieza bucal cada 6 meses.

Si no es así, es fácil que la gingivitis progrese y se convierta en periodontitis, con la acumulación de placa bacteriana y sarro por debajo de la línea de la encía y la formación de bolsas periodontales, con daño a la raíz del diente y a la estructura ósea y de tejidos que lo sostiene.

La mejor forma de prevenir la enfermedad periodontal y por tanto la necesidad de someterse a técnicas de periodoncia es mantener una correcta higiene bucal mediante la utilización de un cepillo, hilo dental o cepillos interdentales, además de un dentífrico adecuado, colutorio y otros productos antisépticos que ayuden a controlar la proliferación de bacterias en la boca.